Integración y oportunidad laboral para los jóvenes más vulnerables

Las Bodegas Sumarroca y la Fundación Mercè Fontanilles dan la oportunidad a decenas de jóvenes migrantes no acompañados para que se integren en la sociedad y logren el futuro que ansiaban encontrar cuando abandonaron su país

Fundacion la Caixa Acompañamos

Las bodegas Sumarroca hace años que aúnan fuerzas con la Fundación Mercè Fontanilles, una entidad social que, entre otras funciones, ayuda a menores migrantes no acompañados a lograr un mejor futuro y una buena salida laboral en Catalunya. Ambas partes trabajan codo con codo para dar nuevas oportunidades laborales a estos jóvenes en situación de especial vulnerabilidad y exclusión.

Integración y oportunidad laboral para los jóvenes más vulnerables Sumarroca Fundacio Merce Fontanilles

Desde la Fundación se encargan de formarlos y evaluarlos según sus intereses y curiosidades y desde las bodegas se les ofrece la posibilidad de realizar un contrato de prácticas en sus campos de cultivo destinados a la producción de vinos, cavas y aceites. En un entorno privilegiado y en una empresa que vela por los valores de la tierra, la biodiversidad y el respeto al trabajador y a la naturaleza.

Jóvenes interesados en el trabajo de campo

Joaquim Tosas director general de Bodegas Sumarroca
Joaquim Tosas director general de Bodegas Sumarroca

La Fundación Mercè Fontanilles hace una búsqueda de gente con motivación para un trabajo en concreto y eso nos da la oportunidad de que todos los colaboradores que llegan a nuestras bodegas tengan un interés que va un poco más allá del interés innato de tener y realizar un trabajo”, ponía en valor Joaquim Tosas, director general de Sumarroca. Así pues, los jóvenes que llegan a las bodegas lo hacen porque han mostrado, durante el proceso de evaluación y selección impartido por la Fundación, un especial interés por este destino.

El hecho de que sean jóvenes que han mostrado una cierta curiosidad por esta rama de la agricultura y del trabajo en el campo puede, según Tosas, “tener una atribución positiva a posteriori no solo en el campo, a través de los proyectos de biodiversidad, sino también en impacto social”.

No lo entendemos como una substitución de mano de obra

El director general de las bodegas remarca que no entienden este convenio con la Fundación “como una substitución de mano de obra”. Consideran esencial y muy importante que una empresa como la suya colabore con entidades como Mercè Fontanilles para dar oportunidades y crecer en distintos aspectos. De hecho, uno de estos jóvenes, que hace funciones de técnico de viticultor, explica ilusionado que está aprendiendo muchísimo, acompañado de otras personas con una larga experiencia en el sector.

Integración y oportunidad laboral para los jóvenes más vulnerables Sumarroca Fundacio Merce Fontanilles
Un grupo de jovenes realizando un curso de vitucultores | Fundació Mercè Fontanilles

Tosas manifiesta que su voluntad es poder crecer como empresa, pero no únicamente en el sentido económico. “Articular estas actividades que además de darnos la oportunidad de sobrevivir como compañía también nos permiten aportar beneficios sociales y ecológicos es muy importante para nosotros”.

Un trabajo que facilita la integración

El contacto directo y estrecho entre trabajadores, muchos de ellos de varias comunidades y regiones, permite que estos jóvenes no se sientas excluidos y puedan integrarse mucho mejor en el entono de las bodegas y en el entorno que hay fuera.

El trabajo permite una interacción entre las personas: trabajan en equipos y se relacionan con otras comunidades, siendo esta una de las mejores maneras para que una persona puede integrar en un entorno concreto”, sentenciaba Joaquim Tosas.

publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here