El sabor de los «calçots» en las bodegas Sumarroca

Como amantes de lo auténtico no se nos podía escapar el ritual del "calçot", que a partir de finales de enero está en su mejor momento, disfrutarlo entre viñedos con un buen vino es todo un lujo. Te contamos como

El sabor de los
Los "calçots" se cocinan a la llama

El «calçot» es una cebolla blanca, larga y muy característica. Este plato típico de Tarragona y en concreto de la zona de Valls requiere de todo un ritual para cocinarlo y también para comérselo. Aquí será primordial utilizar las manos para poder pelar las cebollas y esto lo convierte en un plato no apto para aquellos que tengan miedo a ensuciarse, pero en parte ahí está el encanto de las “calçotadas”.

Origen del calçot y cultivo

Aunque no queda muy claro cual fue el origen del «calçot«, los especialistas tarraconenses de esta cebolla lo sitúan en Valls, y le atribuyen el descubrimiento a un agricultor de la zona, que por error quemó unas cebollas, y por no tirarlas, las peló, se las comió y descubrió asombrado que el «calçot» era dulce, suave y nada fibroso. Según narra la historia esto ocurrió a finales del siglo XIX y muchos miles de toneladas de «calçots» más tarde hemos llegado hasta aquí.

El sabor de los "calçots" en las bodegas Sumarroca
Los auténticos «calçots» de Valls con su etiqueta de identificación geográfica protegida

Y aunque ahora parece que a la gente de Valls les ha salido un competidor romano, una pintura del siglo III donde se puede ver a un romano comiendo porrus capitatus (el «calçot» de toda la vida), a nosotros nos gusta más la historia local y así todo queda en casa, en Valls.

El cultivo de esta cebolla requiere tiempo. El «calçot» necesita aproximadamente un año para alcanzar su punto óptimo. Su cultivo empieza por una simiente, y se realiza en dos fases, arrancándolo en junio para volver a plantarlo en agosto. La forma alargada de esta cebolla se debe a que durante su cultivo, la planta, se va calzando, es decir, se va cubriendo de tierra para forzarla a alargarse y es precisamente de este procesos de “calzarse” de donde aparece su nombre.

La «calçotada», todo un ritual

El «calçot» no solo es una comida, también es una tradición, un banquete que por lo general se realiza en grupo, con amigos y familia. Una fiesta gastronómica para compartir y disfrutar.

La preparación del «calçot» es sencilla. Esta cebolla se cocina a la brasa, concretamente a la llama de sarmientos de viñedo. Tradicionalmente este plato se acompaña de carne a la brasa, alioli y el ingrediente estrella, una salsa romesco hecha com aceite, tomate, ñoras y almendras tostadas en la que se untan los «calçots» pelados, para requetecomerselos.

El sabor de los "calçots" en las bodegas Sumarroca
Los tradicionales «calçots» servidos en una teja y su salsa romesco

Si algo tiene esta tradición que nos gusta con locura es precisamente esto; su autenticidad y su naturalidad. Comer en grupo, con amigos, productos tradicionales, de proximidad, naturales, hechos a fuego, sencillez y calidad. Que más se puede pedir.

«Calçotada» en Sumarroca

Pues si, pensándolo bien si que se puede pedir algo más; que el entorno sea ideal. Y eso también lo hemos encontrado.

Hoy te queremos proponer una experiencia que nos ha encantado. Una «calçotada» en las bodegas Sumarroca, en Sant Sadurní d’Anoia, en la finca Molí Coloma, muy cerca de Barcelona.

Entorno natural de las bodegas Sumarroca calçots
Entorno natural de las bodegas Sumarroca

En un entorno natural, histórico e incomparable, podrás visitar las bodegas, conocer como se elabora el vino y el estupendo cava de la familia Sumarroca. También realizarás una cata de tres extraordinarias variedades de aceite, y pasarás al plato fuerte. Los «calçots»

Sumarroca te propone un menú «calçots» muy completo; «calçots» con su salsa de romesco, parrillada de carne de proximidad, judías salteadas, pan con tomate y alioli de aceite Molí Coloma. Para beber, agua, vino y cava Sumarroca. De postre la típica crema catalana, café, té o infusión. Y en el recuerdo una jornada requetecomo. No te lo pierdas.

Bodegas Sumarroca, Finca Molí Coloma, Sant Sadurní (Barcelona). Telf.(reservas) 93 891 10 92. Mapa

publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here