El cambio climático aumentará la mortalidad atribuible a las temperaturas en Europa

Según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona, centro impulsado por la Fundación ”la Caixa”, si no se frena el calentamiento global, el aumento de muertes por calor superará al descenso de la mortalidad por frío, sobre todo en el arco Mediterráneo

El cambio climático aumentará la mortalidad atribuible a las temperaturas en Europa

Diversos estudios apuntan a que el calentamiento global acarreará un descenso de la mortalidad atribuible al frío y un incremento de las muertes como consecuencia del calor. Ahora, un nuevo trabajo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación ”la Caixa”, ha concluido que, si no se implementan inmediatamente medidas de mitigación severas, el balance de la mortalidad asociada a las temperaturas en Europa crecerá en las próximas décadas.

Según esta investigación, publicada en The Lancet Planetary Health, el descenso en las muertes atribuibles a las temperaturas bajas no compensará el incremento cada vez mayor previsto en la mortalidad asociada al calor.

Tras analizar los datos de mortalidad y de temperatura registrados entre 1998 y 2012 en 16 países europeos, el equipo científico concluyó que más de un 7% del total de las muertes registradas en este periodo son atribuibles a la temperatura. Las temperaturas frías tuvieron un impacto sobre la mortalidad hasta diez veces superior al de las cálidas.

Sin embargo, las proyecciones realizadas mediante modelos epidemiológicos indican que, en caso de no introducir medidas de mitigación efectivas de manera inmediata, la tendencia podría revertirse a mediados del presente siglo, dando lugar a un rápido aumento de la mortalidad atribuible al calor.

Usando como referencia los datos del periodo 1998-2012, el equipo combinó cuatro modelos climáticos para realizar proyecciones hasta finales del presente siglo bajo tres escenarios distintos en función de las emisiones de gases de efecto invernadero. “Todos los modelos indican un aumento progresivo de las temperaturas y, en consecuencia, un descenso de la mortalidad atribuible al frío y un incremento de las muertes atribuibles al calor. La diferencia entre los escenarios planteados está en el ritmo al que se produce el aumento de las muertes asociadas al calor”, explica Èrica Martínez, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

Los datos apuntan a una estabilización e incluso un descenso de las cifras totales de mortalidad atribuible a las temperaturas en los próximos años, seguida de un incremento muy pronunciado, que podría producirse a partir de la mitad del siglo o hacia el final del mismo, en función de las emisiones de gases de efecto invernadero”, añade.

Por su parte, el investigador Marcos Quijal, que comparte la primera autoría del estudio, subraya: “En las últimas décadas, el calentamiento en Europa se ha producido a un ritmo más rápido que en cualquier otro continente. La incidencia de este fenómeno es desigual, ya que los países del Mediterráneo se muestran más vulnerables que el resto. Nuestros modelos, además, prevén un aumento desproporcionado de la mortalidad atribuible al calor en los países del arco Mediterráneo, debido a un ascenso significativo de las temperaturas en los meses de verano y a esa mayor vulnerabilidad al calor”.

Este es el primer estudio en esta área de investigación basado en datos y modelos epidemiológicos del conjunto de la población, y no restringido sólo a poblaciones urbanas como en estudios anteriores. Los países analizados son: Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, España, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa y Suiza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here